Eclosionar, fluír, brillar...cualidades que emanan de la acuarela...

  Nunca he sido muy amiga de pintar flores, ni vestirme con estampados florales... siempre he tratado de evitarlas. Sin embargo, acá en Buenos Aires ¡me he enamorado de ellas!... a lo mejor es que se ven más radiantes y brillan con más luz que nunca debido al clima (siempre hace sol!). Recuerdo las flores que tenía la Abuela en la huerta, me encantaban, me gustaba mirarlas, he retratado algunas incluso en cada una de las visita que hacía... estar rodeada de ellas me hacía sentir más de cerca la naturaleza. 

  Cuando llegué a Capital Federal, la Ciudad rebosaba de coches, gente, ruído... y basura. Mucha. Pero también explosionaba de color gracias a grandes árboles de colores rosa, blancos y amarillos. Hermosos! Árboles de Jacarandá en flor y Palo Borracho por toda la avenida hacen que esta zona sea diferente y cuando sale el Sol eclosionan casi simultáneamente.

  También sentía cierto respeto por la acuarela, tanto que apenas la utilizaba... hasta que vi, gracias al profesor de la Facu, Vladimir Merchensky, que nos contó un secreto: La acuarela, SÍ se puede rectificar!! Y se puede utilizar de diversas formas, dependiendo del mensaje a comunicar. Para mí, fue como redescubrir la técnica y abrir una puerta que había dejado cerrada hace unos años atrás.

  Todo nuevo aprendizaje me emociona, porque me hace crecer, confiar más en mis posibilidades y me hace más fuerte. Así es que comencé a trabajar la acuarela y a poner en práctica mis aptitudes y conocimientos, aquellos que había guardado bajo llave y que por suerte, me traje conmigo en la maleta.


  Este es el trabajo que he estado haciendo para la materia de Vladimir, Taller de Reflexión Artística. Me ha impresionado la potencia de color que puede emanar de la acuarela. En mis tiempos de estudiante de Bellas Artes, recordaba la acuarela como una pintura más lavada, más transparente, más apagada. Por eso solía utilizar solamente el óleo para pintar con colores bien saturados y más tarde con el acrílico, más vibrante todavía. La acuarela la dejaba para tomar apuntes y hacer "aguadas".

  Ahora empiezo a usarla para investigar, y la verdad, me impresionan los resultados. Empiezo a observar de nuevo los colores y formas que me rodean. Una vez más, hago uso de la "Mirada Caleidoscópica" para ver las cosas desde otro punto de vista y para crearlas de formas distintas cada vez, trabajando principalmente el color. 

   Este otro es un ejemplo de flores que pinté, con el cual me sentí más libre todavía... toda una eclosión de tinta y agua... flores!




Creative Commons License
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.ericatfresco.blogspot.com.